Rojas 

Jugaremos en las ramas del vertedero, y dará igual si pasado mañana nos pierde la
          vergüenza el pájaro de acero que ladró sobre la desbandada;
porque volveremos a beber del ubre de mariposas rojas: las raíces en la pelea
          donde regurgitar la peste que trilla las faldas de nuestras palomas.
(Ayer, se frenaron las guillotinas que lamian sutiles coronas; los cráneos huecos
          que medraron entre alambradas de agujas con espinas, sin embargo, los
          relojes hoy fuman de los pétalos de rosas podadas en mayo.)

Silencio
quiero oír el código de las cabelleras
en esta navaja,
tal cual narraba nuestro antepasado.

Si me ves con el fusil al hombro y la manta de calvarios.
                                                                                        Ven a buscarme.

Y no dejes que me rompa los dientes
contra el murmullo del fantasma sin verdades
y enséñame a morder el pellejo que gira en la frontera
donde juega con sus cartas. Marcadas.

Y enrédate en mi adolorida libertad, mujer.

Bésame; desnudo,
si despierto en partidas suicidas.

byluis7

4 comentarios en “Rojas 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s