Sajar

Despiértate, que nos cierran las cancelas
del cementerio en donde mirar a sus ojos, inertes.
Y entre tantos. A tientas,
ella escribirá… en singular; sobre nosotros en la tapia
que verá hoy nuestra muerte, en cuando
las piernas terminen su triste paseo frente al paredón.
De mal nacidos de piedras y amapolas. Y en esta mañana, moriremos
sobre las hojas
del laurel que taponó las barricadas
al fuego, del deshonesto.

[Supongo que él duerme al son
de las nanas que taconeaban
las ametralladoras… sobre los huertos de naranjos, prófugos].

—¡Buen disparo, tirador de silencios!
¡Y con tu olor, a pólvora y lavanda sajas
la memoria de mis delirios, subversivos!

Clandestinos,
que escriben a escondidas los malos tragos
de obreros escogidos para morir, al alba;
en serenatas de ciegos.
Amos de yugos y alpargatas… para jugar con la carne de nuestros cuerpos. Así, como dioses… pero sin pena ni gloria, moriremos.

▪️Traducción

Wake up, that they close us the gate
of the cemetery where to look at the eyes. Lifeless.
And among so many, gropingly.
She’ll write… In the singular, obout us on the wall
that will see the death, as soon as
the legs finish the walk in front of the firing line.
Of bad borns of stones and fields poppies. And in this morning, we’ll die
on the leaves
of bay that block the barricades
at the fire, of the dishonet person.

[I suppose he sleeps to the soun
of the lullabies clicking
their machines guns… on the vegetable gardens of orange trees, fugitives].

Good shot, shooter of silences!
And with your smell, of powder and lavender you slice
the memory of subversive deliriums!

Clandestine people,
that write in secret the hard times at dawn
of working people chosen to die;
at the serenades of blinds.
Owners of yokes and espadrilles… to play with our bodies. So, as
gods… But without a fuss we’ll die.

by_luis7

Quebradizu 

Un’halta, nesti horasteru diye
me ruye el yende del cuerpu quebradizu;
entri reguerus de tinte
al gritu del españíu de los mis
latíus.
Transformandu les parabres
del yobu nel jayal,
en un soníu de sangri;
jin l’abrigu del ñial de los tus besus.

▪️Traducción

An absence, in this foreign day
it eats away the frontier of the brittle body;
among trickles of ink
at the shout of the crash of my
beats.
Transforming the words
of the wolf in the beech forest,
into a blood sound;
without the shelter of the nest of your kisses.

byluis7

Moteles 

Resplandor. En espejos opacos
donde reflejar princesas de barricadas a ciegas,
viejas aventureras en baños de moteles baratos.
Azuelas que cortan las ampollas
que estorban al matojo de cuentos dormidos, y rugen
los motores,
con la leña verde
en cuando se vacía la mecedora.

La multitud con su manto tapona la grieta del año nuevo, sobre el adobe se orillan
las salidas que rezan a los espantados
que cubren los recursos de las voces que dibujan corazones,
con la saliva de las cabras que tiran al monte, desde aquellas calles que roncan malestares. Sobre los toboganes
en donde poder engañar los aromas encerrados de los huertos nuevos.

▪️Traducción

Radiance. In opaque mirrors
where to reflect princesses from barricades blindly,
old adventurers in cheap motel bathrooms.
Adzes cutting blisters
that disturb the bush of sleeping tales, and they roar
the engines,
with the green firewood
when the rocking chair empties.

The crowd with their blanket plugs the crack of the new year, on the adobe the exits that pray to the frightened pull over
that cover the resources of the voices that draw hearts,
with the saliva of a leopard never changes its spots , from those streets that snore discomfort. On the toboggans
where to be able to deceive the aromas locking in the new vegetable gardens.

byluis7

Hastío 

Muchas veces, pude ver como ellos peleaban contra el tablado de color negro
—claro. Que sabían los valles pasiegos de cantautores y de letras bordadas, cuando golpean con fuerza las rodillas por debajo de mesas en flor—. Hoy suben desesperadas por la borda de galerías de barro y piedra.
¿Y cuanto tardarán en unírse a la tierra en cuesta,
si sacuden el sonajero de calavera y podredumbre que tienen por mantel?
¿Y por qué no merendar de los tarros con alma y
beber de tangues de sangre fresca?

Porque hoy el fuego de las cucharas que revuelven sus sopas de letras,
esta más ácido que de costumbre.
Serán las ganas…
de libertad, mientras observamos la araña de patas largas
que duerme en el hastial.

Es primavera, y nada ha cambiado.
El ganado se asoma a la braña, como cada abril, como año…
Pero repito: ¿nada ha cambiado? O tal vez, somos nosotros los que hace tiempo que dejamos de cambiar.
Y aquí seguimos,
como cada catorce de soldados poetas… esperando; nerviosos, pero sin hacer
nada.
¿Y Para qué? —Si los campanos suenan tranquilos después del hastío invernal.

Y los gatos nos llevan a cuchus —a ti, a mí y a siete ratones colorados— por las callejas de lastras que antes de ayer eran tejados.
Tejados, tejados… de piedra y no de teja, para cubrir los pesares
de miserias y alegrías desmedidas, de otros hombres.

Seguro que mañana, el tiesto de la cabaña
tendrá dos geranios rojos y acaldaran el bardal de nuestras
voces, el día en que todo termine…
acurrucados y juntos. Frente al argayo que destruyó este mundo verde, angosto… pero nuestro. Muy nuestro, pero que difícil fue de entender cuando todo estaba mojado:
porque las ideas resbalan sobre la superficie y no,
penetran las pieles criadas entre escajos.

A oídos sordos,
susurra de vez en cuando, un cuco el nombre de —secretos— lugares. Donde
perder las inocencias adolescentes (podría ser que aquel candil viejo y oxidado todavía se acuerde de aquellos dos jóvenes). ¡Silencio!
—desvergonzada, que más da.
Si se despierta y él, no es de guardar los nidos de los pájaros, que picotean en
el cajigal.
(Porque puede que así nos canten las marzas, canciones sobre nuestros cuerpos —el tuyo, el mío y el de una bandera de tres colores— y nos quedaremos dormidos como si siempre fuera primavera para nosotros, para ellos). Y el invierno terminó… pero nada ha cambiado.


byluis7

Destino 

Y en un mar de olas silvestres
descansa el roble de mi acero fresco.
Así como el virus que nos mata, poco a poco,
mientras intentamos descubrir el secreto
del bosque perdido.
Acostumbrado a trabajar: —Entre hojas de palos y piedras
me aguarda el destino cierto.
Esta sombra me señala, a espaldas de mis pensamientos
y en ese momento cambia todo de lugar, de sitio…

Ayer pensé que iba a alzar el vuelo
que iba a volver a tener una choza con tres ríos y un gato pardo.


byluis7

Roble 

Tu callar. Es como la madera de un roble
viejo… dura. Que suena ronca y seca.
Al arder.
Es como un desayuno sin mermelada,
equivocado e imperfecto.
Como tú.
Que fácilmente, mandas todo al carajo. Con el tentiruju que te brinca
el pellejo en el barranco,
en donde esperar el final de cuarenta días.
Es muy tú.
Silenciar los bancos donde fumarse
cuatro hierbas de mandrágora, verde.
Y ahora que todo a cambiado…
Se nos han borrado: los primeros polvos,
la pasión y los sabores que mataban
el tiempo.
Para que la mortaja nos envuelva como caramelos
de menta, cuando callas. Cuando callas mi silencio, y
tuerces los colores con el trote de tus caballucos del diablu,
y tu falda me enviste con su terco adiós.
Y me sobra.
Tu bien sabes que me sobra. Así que tengamos
la fiesta en paz… y déjate de esta romería esquizofrénica,
porque solo busca huecos para poder dormir frente al paredón. Y si, en tu silencio.

byluis7

Carroñeros 

No corras, que todavía llegamos a tiempo al nido
donde esperar el nicho de hormigón, vacío de payasos”.

Surgidos de ajados manantiales
engañados con la sed de viejos carroñeros.
Y por rieles viene dando estopa. A chispazos, llegó esta ausencia
de copos que forman castillos endemoniados con limoneros
                                                                                                    [de bosquejos verdes.

Sucio taconeo del niño interior, supurando jaleo desde las entrañas.
“¡Brotas con fuerza, para halar las esquivas tajadas del aire machacado
y rancio, que te espera con los brazos en cabestrillo!”.
Nos lagrimeas,
chorreando los añicos
por los ventanales del material genético.

byluis7

Kalashnikov 

Vengo de los nidos
hechos con hogazas de carne.
Son los desperdicios del inquisidor,
que vigila esta ciudad, a cal y canto.
Entre cabras y regulares.
(Al kalashnikov africano hacedor de
cigüeñas).

—¿Cuántos muertos? —preguntó
inquieta.
—Muchos.
—¿Y entonces que piensas hacer en
favor de las sedientas sombras, negras?
—Nada. Yo no puedo hacer nada…
Estoy solo. —contesté.


byluis7

Violeta 

¡Ondead flores! ¡Iluminad los ojos!
¡Oh flores nuevas! Volad, floridas en sus cogotes,
surgid del violeta, brotad, enrabietadas de la tierra que dio a luz
el varear de las cadenas que os encerraron sobre pestillos en óxido,
las sonrisas para no saltar por los aires, en el besar de un morder de labios
en libertad, por ocultaros este jardín; creced, con fuerza, flores
              de marzo;
prended en cada esquina, prended en cada fábrica que ahúma, flores
              enrabietadas,
que sientan el color que lleváis por dentro, que se impregnen;
sus barbas con la presencia de vuestros aromas y sentidos;
surcad suavemente los campos con la lucha del ayer y de hoy, enrabietadas
             flores;
y que se escuche este grito en todo el mundo, flores revolucionarias.

byluis7

Rojas 

Jugaremos en las ramas del vertedero, y dará igual si pasado mañana nos pierde la
          vergüenza el pájaro de acero que ladró sobre la desbandada;
porque volveremos a beber del ubre de mariposas rojas: las raíces en la pelea
          donde regurgitar la peste que trilla las faldas de nuestras palomas.
(Ayer, se frenaron las guillotinas que lamian sutiles coronas; los cráneos huecos
          que medraron entre alambradas de agujas con espinas, sin embargo, los
          relojes hoy fuman de los pétalos de rosas podadas en mayo.)

Silencio
quiero oír el código de las cabelleras
en esta navaja,
tal cual narraba nuestro antepasado.

Si me ves con el fusil al hombro y la manta de calvarios.
                                                                                        Ven a buscarme.

Y no dejes que me rompa los dientes
contra el murmullo del fantasma sin verdades
y enséñame a morder el pellejo que gira en la frontera
donde juega con sus cartas. Marcadas.

Y enrédate en mi adolorida libertad, mujer.

Bésame; desnudo,
si despierto en partidas suicidas.

byluis7

Animal 

Me despido de ella, aguantando la respiración
en la paja seca donde encontró
las guadañas
                 que despertaron sus alas
de complejo pirata.

Los latidos hilaban por despacio sus siete vidas de causas perdidas.

Un mal día…

Y ya todo terminó, y no supimos
si era blanca o negra, antes
de que se pudrieran los plásticos de las
jeringuillas
en donde mojaba su hambre con leche caliente, y
migas de pan sin sal.

Ella se va trepando. Tranquila.

Y yo solo espero.., que en los cielos no molesten
los barrotes a las cuatro patas
que resbalaban sobre la espalda y, que hoy
le crezcan
amapolas de primavera
entre los bigotes al animal que
me aruñaba la carne en la penúltima cabaña.

byluis7

Avientos 

Recuérdame. Sin pudor alguno entre los columpios de la alcoba de esquivos seres donde atar los latidos –mostrados en mis pupilas llenas de nadas, llenas de ti–, en los callos de cuerpos ya cansados de guerras fascistas y cigarrillos de manos prestadas. ¿Jugáremos por fin a ruletas de sábanas mojadas? Porque no veas como aprieta hoy el cierzo… ¡A vientos descontrolados!

Arden… –piden más– cócteles molotov y revolcones en pólvora seca, donde aturdir el papel de fumar a la vera del regazo de tu pecho.

¡De puta madre!

¡Ya llego, ya llego… por fin!

La noche que nos remonta, y me entretiene con tu pelo al carbón cuando te crezcan las carcajadas sobre el polvo en el cual remangar las ropas del colchón por donde desatar tus avientos.

¡Saca las botellas –vacías– de whisky y soda!

Olvidémonos de la miseria y dejemos que choquen los ombligos otra vez, ya que te quedaste a dormir este sábado de cartón y cuatro lunas llenas. Y ya mañana, nos pintaremos la fachada con las frases que sacaron el anzuelo de las pisadas en la calleja donde esgrimimos la bandera del deseo –nuestros miedos– si nos vemos follando los cimientos de la piel entre los soportales de la Cantabria de barricadas y caramelos.

byluis7

Tortugas 

Hoy, las bestias han despertado en tierra de labranza y sudor. Visten con elegante terror las calles blancas, son de otra época. Historias del cuarenta… Que renacen del terrateniente astuto que bajo el sol veía brotar amapolas de las cunetas.

¿Tiene miedo? – Sí. Tiene miedo a que despierten.

Oro, mirra y incienso tienen los reyes. ¿Y ellos? – las tortugas; solo tienen piedras en los zapatos, una hoz y un martillo, y la antigua certeza de que les espera una tumba bajo la tapia del cementerio.

¡Oh, hermanos!

No es histriónico este lamento que os llama a romper los caparazones… esta voz del pueblo espera que pronto entonéis himnos de victoria, para que desaparezcan los últimos caciques.

byluis7

Veintitrés 

Yo le vi, entre cartones de cajeros… buscando a su gyal de pelo negro y cuerpo de luna. Sus días caminan entre la saliva de Jack Daniels, perezosos y lentos
como la sangre que administra las directrices de su cuerpo.

Y en la ropa lamparones de hormigón, recuerdos de piedras y zanjas.

Zapatos por pastillas
atormentando
el vaho verde
de su mente
desquiciada por el coco…

Noches. De madriguera y veintitrés ojos.

Donde desatar el frenesí esquizofrénico de las ansias de volar entre las alas del creador, palabras, muchas voces que le alejan del pajar donde cosechar sexo y juegos… hasta la llegada del alba fría.


byluis7

Argumento

¿Qué hiciste mujer? Con este juego de cartas que es el perdón… me mataste a la francesa. ¿Y me perdonas tú? Entre tejados de tejas viejas y gatos descoloridos.

Ni sus maullidos ocultan el quizás.

Una lengua.

De asfalto amurallado que esconde la verdad que se oculta con fuerza entre cada tiroteo de palabra.

Cobijo que nos dedicamos cada quince lunas.

¿Y el arma?

La ballesta que se manifiesta
dispuesta y poco honesta
en la gesta
funesta que atiesta
la cresta donde se resta
una respuesta… El tiempo. Tu argumento.

Ocho cuartos, de excusas. Por no afrontar el demonio que mantienes insertado del brazo… doncella de negros principios. Atisbo educado que inicia el final del turista de tu ciudad, anormal visitante que recorre tus normas sin ticket.

Leyes guiadas por la cafeína de incertidumbres ridículas en donde degollarnos.

by_luis7

Alquitrán 

Y aquí nos encontramos besando charcos de sapos, alquitrán donde inflamar la saliva fruto de los fluidos hipócritas que nos abrazan. Abrigando la poca compostura de la mano negra que nos esgandia el cuerpo.

Pero.

¿Y que fue de aquella estepa adoquinada de arrugas que se desvistió tantas veces el pellejo en sábanas exudadas? ¿ Y por qué ahora ya el felpudo de color frambuesa ya no tiembla como antes bajo el caminar de tus tacones de aguja?

Son caídas al escalofrío.

Y estas bestias que nos acechan de cerca… surcando todavía las ganas de coger aquel tranvía que trazaba en catorce versos la parcelaria de aquellas últimas palabras.

Lejos, tu bien lejos… escribiendo.

Cabalgando sobre las páginas de Oz, sintiendo el abrir de unas piernas bajo los vahos verdes de este jardín botánico. Que nos ata con correas las pérdidas de memoria y nos vomita con nostalgia a la puta reina que ganó la partida al peón de obra… polvo blanco sobre cerámicas.

Rimas que entrampan las manos que cierran las puertas a ángeles de mil sonrisas, briznas donde rozar mejillas… papeles de liar donde componer sonetos raros en noches de pinceles fríos que ya no pintan girasoles sin orejas.

Y este oír del teclear de máquinas de posguerra…

Suena, se acercan las trompetas de arqueros sajones sobre las ciénagas de tupidas nieblas, donde el brillo de unos ojos es casi imperceptible.

Esperanza.

De pocas luces, y mucha ropa… interior. Nanas de cebolla que nos libera del cementerio de cunetas vacías. Que nos recuerda la pendeja realidad que nos rodeaba.


byluis7

Trece

A falta de besos buenas son letras, de Hernández o de Lorca. Que más da, si juntos somos la arquitectura de los hijos de trece rosas. Entresijos de los mosquitos que ya no pican como aquel mayo francés…

Reconozcamos que hoy la bruma ya no oculta las ganas de sexo y libertad. Partisanos en madrugadas de banderas mojadas en primaveras checas. Como lobos en una cacharrería se desarmaron las cuatro alambradas de esta cama… un Berlín del 89.

Insumisos. Jamás dejamos de perder la noción del tiempo… puede que sea este octubre rojo, o tal vez, sea el silbido de la guerra fría que nos atrapa. Era viernes trece, y quisiste acariciar mis revoluciones, pero te quedaste a las puertas… como aquel recluta alemán en stalingrado.


byluis7

Bostezos

La inquisición del abismo asoma el alma hacia un destino incierto. Olas de arena envuelven el bostezo de tierra. Hermana agradecida que nos visitas entre lastras de piedra.

Tumbas en zigzag, recorren el camino rojo.

Camino a Roma… asaltado por el kenpeitai entre la mugrosa niebla. Unas pocas palabras y el brillo de una katana… Dan Comienzo al tintineo, apogeo de la sangre que con su goteo pone fin al gobierno del cuerpo.

Insurrecto cae al suelo. En un pragmático charco de sesos olvidados, pisoteados… arrancando de cuajo aquella palabra que decía libertad.

byluis7

Campanillas

Una vez roto, y vertido en mil fanegas. Me desplumo pieza a pieza como desdichada gallina.
Congelados y agitados, se retuercen aquellos años de esperanza bordada en campanillas cinceladas a mala hostia.

Y el látigo, chasquido de esas palabras que se desbravan como los potros de año.

Espesa la niebla que te oculta, ¿dónde estás, magia mía?

Buscada eres, entre los desbroces de la mente… pero no te encuentro, musa mía. Y renazco desnudo y desdichado; estas lejos, cada vez más lejos… brillante luz.


byluis7

Hematófagos 

​Y he aquí el racimo de uvas
que cuelga del cabezal electrificado, en donde se beben la sangre, miles de vampiros hematófagos frente a la cristalera de vetas azuladas.

Hijos fertilizados, de metal brillante que sacia el hambre con tiernos cuerpos.
Suculenta mano de obra, destinada para ser pasto
de las catacumbas de
escenarios depravados, donde derramarse en sudor.

Sus huertos de carne, siembras de codicia y fruto deshonesto, para aplacar la sed de los dioses de cemento.
Ataúdes lisérgicos, en los cuales  embriagar las calaveras de velamen podrido. Cerebros que surcan
los cerros de sus semejantes,
empobreciendo
hasta el último de sus días.

by_luis7

Ágora 

Vestidas de carne nonata, un experimento filadelfia que las transporta hacía un precipicio atómico. En busca del ágora donde liberarse de los ojos desorbitados que las miran… tocan y desnudan vulgarmente.

Si. La inquisición camina entre las carnes de Eva, escudriñando el orden que conforman las costillas del barro.

¿Ellas pecan? – No, padre. Ellas no son pecado.

Pero puede que lideren la catarsis que libere esta ciega humanidad, de cadenas y sotanas.

Sótanos donde hay muerte. Ellas, la piel donde se engendran las nuevas semillas… mueren, y son aniquiladas, torturadas, machacadas… a palos por seres inferiores.

Miembros de la misma raza.

▪️Traducción

Dressed with unborn meat, they’re transporting to an atomic precipice by an Philadelphia experiment. Looking for the agora where they free from of the goggle-eyed than look at them… touch them and undress them ignorantly.

Yes. The inquisition walks among the Eva’s flesh, scrutinizing the order than the ribs of mud shape.

Do they sin? – No, Father. They aren’t sin.

But it’s possible than they lead the catharsis which releases this blind humanity of chains and soutanes.

Basements where there are death. They, the skin where new seed are engendered…, die and they’re annihilate, torture, crush… beat them up by lower beings.

Members of the same race.

by_luis7

Colibríes

Son carne
estas hojas, árboles del pasado, el alimento para colibríes de blancos ojos.

Desorbitados. Ante el tintero leproso
que se desmiembra sobre el tablero.

Ajedrez de titiriteros, que manejan los hilos sin puntada, cosiendo el tormento.

Entre las agujas que sobrevuelan
las cabezas durante el estío,
desierto, habitación minimalista.

Donde duerme el gusano, rectilíneo, hacedor de pecados nocturnos. Enajenaciones de manual. Que guían el cuerpo sobre las sabanas, santas, vírgenes que marchitaron su flor por la fuerza.

by_luis7

Éxodo 

Suenan las trompetas, la muerte está llamando a la puerta, ¡Oh, hijos del desierto! Comienza vuestro éxodo hacia tierras verdes.

El mar no entiende de bombas, y su fuerza se tragará la vida… grandes y pequeñas, esperanzas.

Que zozobran, frente a playas limpias de metralla…

Arena que desde su tranquilo horizonte, observa impasible, testaruda,… como se desangran sus hermanos en la costa.

Son fronteras. Alambres de espinos,
lo que impide socorrer a los que la guerra destierra.

¡Vosotros!

Los hijos de Caín, gobiernos que prosperáis con las batallas de otras tierras, sois vosotros, y no el que escribe, los que escondéis las voces de auxilio, de los que sólo buscan la paz.

by_luis7

Musgo

​Sobre el tejado suenan los aullidos de palomas diseccionadas, una y otra vez, se repiten los mismos quejidos.

Alados que llevan al viento sobre tejas de musgo, humedad verde que brota del barro.

Caligramas sinuosos del pueblo olvidado, piedras que fueron nidos de serpientes emplumadas.

Donde tirar la piel mudada entre las callejuelas. Marcando el recorrido del tic tac, que dejaron tras de si los fantasmas de la memoria.

by_luis7

Óxido 

Hoy pretende volar…,
sobre el blanco, camino de la libertad.
Que fue soñada, pero una y otra vez negada, por los espantapájaros que alejan las alas de una mente insurrecta.
Los barrotes en óxido, apartamentos para sus ojos ávidos de deseo. Libertinaje.
Llamarán a la escapatoria, hacia prados verdes… donde sobreviven las flores que siembran su cabeza de colores: rojos, amarillos,…
Granates, como la sangre coagulada que el derramó.
Porque su pensamiento…,
pensó libremente, que podría pensar en cebollas de luz.
Mientras los niños, asustados, decoraban su estómago con papeles litúrgicos.

by_luis7

Eco

Gota a gota se llena el vaso.
Resonando como el eco de una tormenta lejana
y es trémulo
el oscilante paso de la vida a la muerte.
Corrió con prisas esta mañana la guadaña sobre las cabezas de inertes pensamientos.

Un vendaval de sensaciones se encuentra entre las lápidas que adornan el lienzo.

Así se adormecerán en el umbral las mariposas, insectos que adornan en la presencia
de tu maldita imagen.

by_luis7

Cantabria 

En un rincón de mi alma olvidada, duerme la niña que tanto la amaba.

Sueña, pues despierta anhela su tierra, tan desconocida, tan extraña pero tan cercana como los latidos en su pecho.

Su cantabria amada.

El mar bravo, la arena suave y el viento frío en su blanca piel de terciopelo.

Si abre los ojos el recuerdo, desaparece. Por eso la niña la sueña. Verdes praderas, largos campos y acantilados.

Pueblos pequeños, grandes ciudades y altas montañas, el corazón late mientras la sueña.

Se paraliza cuando despierta.

Abre los ojos pequeña, Cantabria también te anhela.


Linda Flor
https://reinafloraviajes.com

Tiempo

Mi tiempo difuminado…

                   …entre tus senderos…

…perdido…

…tratando de hallar el botón que tu blusa desabroche…

          …que tu pecho en mis manos sea mi consuelo…

                                    …cada noche…

…que tu corazón sea la canción…

                   …melodía para esta mente…

…que sin sentido te escribe.


by_luis7

(In)alcanzable

Apoyada en el lúcido cristal, sintiendo el agua caer por mi espalda, como luz de estrella una idea pasó por mi cabeza.
Sentada en el suelo, manta sobre hombros y letras que animan, escribo poesía.
Palabras sin sentido caen sobre el papel dejándose llevar por la música que nace de tus cuerdas vocales.
El sonido de tus labios, el color de tu pelo, el calor de tu mano, tu mente…
Tú. Perfecta sombra que te desvaneces cuando trato de alcanzarte.
Y mis dedos corren tras de ti, entre las luces de la noche.

▪️Traducción

I’m leaning against the clear pane, feeling the water pouring on my back, an idea passes through my mind like a starlight.
Sitting on the floor, with a blanket on my shoulders and lively letters, I’m writing poetry.
Senseless words fall on the paper and they’re carried along by the music which is born from your vocal cords.
The sound of your lips, the colour of your hair, the heat of your hand, your mind…
You’re a perfect shadow that vanishes when I try to reach you.
And my fingers run after you, among the night lights.


byluis7

Buscar

En busca de esas palabras…
                    …que me dejen abrir tus costillas…
…versos…
…que me desabrochen los botones de tu corazón…
              …liberarme de mis miedos en tu alma…
…y libre de mi…
…poner mis manos a escribir por las hojas de tu piel…
              …narrarte con saliva en la madrugada…
…y luego leerte las sonrisas en cada amanecer…
….carcajadas…
…en donde recitar…
…mis locos sentimientos.


by_luis7

Estudiar

Trazo líneas de apuntes en estas hojas…
                …tu cuerpo…
                                 …mis manos a tinta…
…corren mis sentimientos…
                                    …por tu alma.

by_luis7

Ansia

Blanca piel…
          …ojos azules…
…pelo rubio…
                …labios…
…culpables de mi locura…
                …solo…
…frente a un ansia no correspondida…
…dolido de amor…
          …sediento de pasión…
…yo estúpido…
…por desear lo inalcanzable…
              ….moriría por tan solo…
…un beso tuyo.

▪️Traducción

White skin…
          …blue eyes…
…blonde hair…
                …lips…
…they’re guilty of my madness…
                  …I’m alone…
…in front of a longig that it isn’t agree…
…I’m hurt love…
                  …thirsty of passion…
…I’m stupid…
…to look forward to have unattainable something…
                       …I’ll die for just…
one kiss of yours.

byluis7

Planetas 

Ella no podía jurar amor eterno
su corazón de paisaje yermo
olvidado en mil inviernos

¡Oh, helado infierno!

Su alma exuda
tristes dudas
tácitos versos
a falta de besos
que el viento llevaba

¡Ella no amaba!

Suspiros entrelazados en el tiempo
sus rotas costillas sin aliento
no hallaron palabras con sentimiento
y se difuminó entre cometas
huyó errante a nuevos planetas.

by_luis7

Ella

¡Acorralado!

– Paracaidista del miedo que se acurruca en las esquinas de la noche.

¡Corazón!

– Que intenta saltar del trampolín de mi alma hacia su último cataclismo. Fractura donde plasmar mis torpes sentimientos.

¡Loca!

– Luces de colores entre sus manos. Se me agarra a las arterias y clava sus uñas a mi corazón para tirar de él.

¡Ojos!

– Que me miran y me hacen caer en un frenético remolino. Mar donde ahogar las penas que quiebran mi mundo.

by_luis7

Anónima 

A la luz de penitentes antorchas
mi alma
se ilumina en el frío del firmamento
fanáticas palabras suicidas
sin suerte
estos kamikazes de tinta que se evapora
van a fenecer a los cielos
en busca de tu planeta
Cobijo para el ardor del invierno
palabras viajeras que saltan por los aires
Explosivo frenesí
cálidos remolinos que revoloteen tu falda.


by_luis7

Dolor

La poesía nos nace del más intenso dolor…
…esas lágrimas de desengaño que nos brotan del corazón, como agua que quiebra las rocas en su caminar hacia el inmenso mar.

Y mueren entre pueriles olas, que juguetean frenéticas por la sal de un deseo inalcanzable…
…y del dolor nos nace el ARTE.


by_luis7

Lluvia

Lluvia cae en lujurioso frenesí
húmeda y fría se desliza en mí
gotas que juguetean delirantes
como si fuéramos amantes
me afloran rotos pensamientos
mojando el papel de sentimientos
éxtasis de ideas grises
feroces tigres
que devoran capas de pintura añeja
mi alma se enjaula tras la reja
que me esconda de la fatal lluvia
hasta encontrar deshumidificador tranvía
que evapore esta maldita humedad
pero mi alma es un huracán de necedad.


by_luis7

Quiero

Quiero gritar, volar,…
que no me falte aire en el caminar
que cuando la escritura fluya
que toda pena se diluya
que encuentre en estos versos sentimiento
que feliz se puede ser en cualquier momento
que aunque a veces me falte aliento
seré como alma libre en el viento
tu risa no está, pero no hay lamento
con el fluir de la tinta ahuyento
yo no pinto palabras de resentimiento.

¡Sólo aquí y ahora!

Con mi viejo reloj y sus horas
y este papel del color de las amapolas
se despiertan vespertinas pesadillas
que abrieron un día mis costillas
sólo en el camino y mi rojo corazón
latidos que escriben esta canción
letras tacitas de como olvidar el ayer
de como nacer
resurrección, ver un nuevo amanecer
poemas llenos de improvisación
paso firme para alcanzar mi misión
y aunque del cuento sea la perdiz
puede que me pierda en algún desliz
la vida es la peor meretriz.

¿Puede que algún día sea feliz?

Y si a veces me vuelvo taciturno
peregrino de senderos en mi mente
en el caótico ambiente nocturno
viviendo en el caos calladamente
desgarrando palabras en el papel
amargas noches nadando en hiel
sin morder unos labios de miel
puede que dibuje tristes rimas
arropadas entre saliva y lágrimas
abrazando los recuerdos en ruinas
oscuridad pérdida a la luz de la luna
solo con mi arma, la pluma
trazare líneas imperceptibles de mi estrella
y puede que tu ausencia me haga mella
que mi garganta se beba la botella
digiera la existencia llena de teoremas
ecuaciones de como mitigar penas
cosidas a mis alas con cadenas
el universo se mueve frenéticamente veloz
y yo aquí atado por tú voz
ahogando la espuma de un mar de locura
acariciando mi corazón con otra costura
intentando liberarme de las ataduras
sólo con mi vértigo por no estar a la altura.


by_luis7