Historia 

Capítulo VI

Tras el escalofrío inicial, nadie pudo evitar que la rabia e incertidumbre llegarán a su joven mente. Ella no podía comprender como la sombra que observaba asiendo las cuerdas que impedían su libertad, era aquel chico, que a comienzos de verano la había prometido amor eterno.
Aquellos ojos incrédulos que en otro tiempo iluminaban su cara, veían como el rostro de su maldecido verdugo, preparaba el momento final con una risa burlona… mientras tanto, el trataba de desnudar el cuerpo de su asustada y pequeña víctima.
La joven mujer, intentó con todas sus fuerzas que el alma emitiera un chillido de socorro, pero la mano áspera le amordazó la boca, y ella con desesperación apretó con fuerza sus dientes contra la carne del psicópata que la miraba desafiantemente burlón.
Pero, el destello del filo de un cuchillo que se aproximaba con rapidez hacia nacimiento de su garganta, la hizo comprender que la batalla se tornaba desigual, y por sus mejillas se precipitaron dos lágrimas de derrota.

(Continuará… )

by_luis7

Historia 

Capítulo V

Su joven cuerpo se precipitó estrepitosamente contra la tierra húmeda. Entretanto, la tibia sangre brotaba inquieta por entre sus dorados cabellos. Mientras que su mente se sumergía en las más profundas tinieblas, unas manos asieron de la blanca piel que cubría sus tobillos, arrastrándola por la maleza hacía un futuro incierto.
El reloj ya había avanzado varios minutos, cuando sus pequeños ojos comenzaron a abrirse delante de aquella luz que se erguía desafiante frente a ella; la fría piedra donde yacía tumbada la advirtió sin demora de la situación tan peligrosa en la que se encontraba inmersa.
Mientras tanto, el espíritu de supervivencia se enfrentaba a unas fuertes cuerdas que enrojecían la carne de sus dos muñecas; cada vez que trataba de desligarse de aquella destartalada lápida.
De pronto, percibió como una negra silueta se prostraba delante de la luz que alumbraba sus deseos de escapar; sus asustadas pupilas rápidamente reconocieron aquella siniestra sombra. Y un escalofrío comenzó a recorrer las arterias que circunvalaban su corazón, haciéndola sentir como si rompiera dentro sus costillas.

(continuará…)

by_luis7

Haibun

Puerta

Su pelo alborotado frente aquella puerta, que ella le abrió con el ímpetu de sus dos pequeñas manos… y ella sonreía, mientras caminaba torpemente con sus bonitas piernas. Hasta conseguir abalanzarse sobre aquel asustado ser, que retorcía nerviosamente su alma entre sus abrazos… tratando en vano, de escapar del calor de aquel pequeño cuerpo.

Nerviosas almas

fusionando la noche

húmeda calle.

by_luis7

Historia

Capítulo IV

Ella se fue agazapando poco a poco entre la frondosa maleza, mientras se escondía de aquella luz, iba analizando sistemáticamente las imágenes con las que sus dos intrépidos ojos iban inundando insistentemente su curiosa mente. Entre tanto unos escalofríos de intranquilidad se fueron haciendo presa de su joven alma; ella no podía dar crédito a lo que estaba sucediendo delante de su tembloroso cuerpo.
Los habitantes del pueblo esos que conocía desde que era una niña y que había estado observado durante tantos años, y que siempre desde su joven pensamiento le habían parecido tan sólo simples pueblerinos, ahora se mostraban tan tenebrosos entre las sombras que iba dejando una gran hoguera en la noche. Verdaderamente ella se sentía muy sola en aquel apartado lugar contemplando con tanto asombro como aquellas desnudas siluetas danzaban al ritmo que iba marcando el crepitar de unas llamas al consumir la madera seca.
De pronto todo aquello cambio. Cuando su garganta dejó escapar un hilillo de voz por el dolor de sentir el tacto de unas manos apretando con tanta fuerza su pequeño cuerpo en la oscuridad.

(continuará…)

by_luis7

Historia

Capítulo III

Ella se fue arrastrando tan rápido como el miedo que recorría su ser se lo permitía, hasta que por fin después de unos minutos, que sin duda ella creyó que eran horas, consiguió esconder su agitada respiración detrás de los restos de una lápida; que por lo que pudo descifrar de entre las borrosas letras, perteneció a un antiguo terrateniente del pueblo.
Mientras estaba allí escondida e iba poco a poco recuperando el aliento, miles de preguntas invadieron su hiperactiva cabeza; su mente no era capaz de lograr encontrar una forma lógica de explicar que era aquello que sus dos retinas habían vislumbrado en la oscuridad de la noche.
Durante un largo rato estuvo lamentándose reiteradamente sobre la mala decisión que había tomado al desviarse del camino para entrar en aquel lugar sola, pero tras este mar de dudas inicial, decidió que tenía que averiguar que era lo que realmente había visto y tras armarse de un gran valor se fue acercando cautamente con el ceño fruncido hacía las sombras que dejaba aquella luz en la noche. . .

(Continuará…)

by_luis7

Historia

Capítulo II

Tras tantear aquellas verdosas piedras durante unos minutos, rápido pudo apreciar delante de ella un pequeño pasadizo detrás de un tupido matorral; que sin duda ella creyó que conducía al interior de aquel lugar, que ahora ante sus dos brillantes ojos parecía erigirse un tanto misterioso.
Sus dos pequeñas e impacientes manos, se pusieron frenéticamente a despejar el matorral que la impedía cruzar hacia aquella oscura cavidad, con el mayor sigilo que le posibilitó la desbordaba ansiedad de no poder observar lo que sucedía al otro lado del muro.
Sin perder más tiempo en limpiar el lugar, se dispuso a entrar por aquella abertura arrastrando su cuerpo por la tierra húmeda. Con un poco de esfuerzo por fin pudo ver cumplido su deseo de traspasar aquel maldito muro que la impedía conocer la explicación sobre la extraña luz que la hizo cambiar la trayectoria hacia su casa.
Mientras se limpiaba la suciedad de sus manos frotándolas al pantalón, se percató con una mezcla de desilusión y de sorpresa de la inesperada calma que reinaba aquel lugar. Pero de pronto dejó caer estrepitosamente su pequeño cuerpo al suelo, y se arrastró por entre la espesa hierba al ritmo que la marcaban los latidos de un acelerado corazón que habitaba bajo su pecho.


(continuará…)

by_luis7

Historia

Capítulo I

Siempre regresaba de madrugada por aquel apartado camino que la conducía directamente hacia su casa; aunque la gente del pueblo solía murmurar que una muchacha tan joven, no debía de transitar por una calle tan apartada a esas horas de la noche. Pero ella siempre hacia oídos sordos de tales advertencias, pues era demasiado orgullosa, para ser retenida por unas palabras que a su forma de entender le eran verdaderamente fastidiosas.
Mientras iba caminando absorta en aquellas palabras que su mente recordaba, observó una extraña luz que procedía de aquel viejo montón de piedras, que en otro tiempo fue el cementerio del pueblo. Pronto, en su aniñado rostro se trazo una mueca de ansiosa curiosidad, que la animó a cruzar apresuradamente el campo de maíz que la separaba del antiguo cementerio. Cuando por fin logró atravesar el maizal, intentó saltar la destartalada tapia de aquel lúgubre lugar, pero sus cortas piernas no colaboraron en aquella labor, pues era una chica más bien bajita, no más de un metro sesenta de altura y esto le podía causar problemas cuando se trataba de intentar acometer el asalto del muro de un desvencijado campo santo. No obstante, tenía un gran ingenio para solventar esta desventaja y pronto sus dos azuladas pupilas se pusieron a escudriñar con ahínco el terreno, en busca de otra forma de sortear el muro que la impedía averiguar que escondía aquella extraña luz.

(continuará… )

by_luis7

Relato 5

Eran tantas las horas que él se pasaba acurrucado frente a los restos olvidados de aquella aceña, que poco a poco fue mimetizando sus sentimientos en aquel río.

Donde se desbordaba, escribiendo con locura a su medio limón, ácida dama, que le habitaba con tanto desaire el alma desde hacía ya varias limonadas.

Él estaba tan atrapado en aquel maldito brebaje; que intentaba sanar su tórax con las caricias que su mente trataba de atropar en los retazos de aquel sulfúrico desamor, que nunca se preocupo de escuchar los susurros que el corazón le dejaba tras cada rechazo.


Lidia Fontecha
by_luis7

Relato 4

El Samurái

Cuando comencé a andar, él ya tenía inculcados los valores del 武士道 bushido.

Cuando comencé a leer, él ya sabía manejar la espada.

Cuando entregué mi flor, él ya había construido su propia 小屋 choza.

Cuando me casé, él ya había tenido descendientes de una bella ニンフ ninfa.

Pues cuando lo olvidé, él ya había muerto.


Lidia Fontecha

Relato 3

Hacía ya tiempo que su vida era como la de aquel prostíbulo de carretera secundaria.

Olvidado. Él se perdía entre los recuerdos, que sus ojos ya cansados buscaban en una fotografía desgastada, donde apenas se podía apreciar el pelo zaino de aquel amor de otra vida.

Eran tantas las cicatrices que había en la piel que recubría aquellas manos, odaxelagnia que fue grabando el tiempo en su fatigoso recorrido hasta llegar a la temible senectud. Ahora yacía entre las heces del pasado, recuerdos de una antigua época… Mientras exhalaba su último aliento.


Lidia Fontecha
by_luis7

Relato 2

El secuestro

Paredes de ladrillo húmedo llenas de tantos números, donde mis manos intentaban asumir los días que pasaba allí encarcelada. Doscientos sesenta y siete. Días que para mí se convirtieron en años… Tantos intentos de tranquilizarme, tantas reflexiones que se ahogaron contra aquellos muros. Pero… -¿Cómo podía aceptar mi desdicha? -Más tarde o temprano tendría que huir de aquellos malditos diez metros cuadrados que tenía para moverme, para dormir… Allí yacía, junto al hedor de aquel cubo.

Había momentos en los que mi alma moría o más bien quería morir. Pues ya no era el añorar la familia, los amigos o aquella vida. Era el ansia de libertad, al fin y al cabo -¿Qué derecho tenían ellos de quitarme mi libertad?, -¿que derecho tenían a tratarme como una mercancía? o -¿como a un trozo de carne?.

Tuve que ser fuerte en aquel lugar, pareciendo ser débil, falsa sumisa… frente aquellos lobos. ¡Que pobres ilusos!


Lidia Fontecha
by_luis7

Relato 1

Era un caluroso día de verano, el sol desde lo más alto quemaba su piel con una eficacia desmedida, pero.., Ella apenas percibía el calor que sonrojaba sus mejillas. Tenía la mente perdida entre molestos pensamientos.

Para ella era imprescindible tomar pronto una decisión sobre aquel tema que llevaba días asolando su alma, pero para su mente esto se estaba convirtiendo en un alboroto de ideas imprecisas.

Caminaba perdida entre calles.., con la sola compañía de aquel fogoso malestar, que enrabietaba su flácido corazón. Su cabeza se estaba convirtiendo en una empanadilla de convulsos sentimientos, que agitan dramáticamente su respiración.


Lidia Fontecha
by_luis7

Cuento

Erase una vez un día gris de esos de llovizna, esa que cala hasta los huesos y que te humedece el corazón entre escalofríos. Puede que hiciera frío o tal vez era ella que parecía un iceberg en su mente. Tarde era cuando ella se acercó aquel chico taciturno y con sonrisa malvada, le soltó sin rodeos – ¿En que piensas? clavándole intensamente la mirada. El pensó que tía más rara… pero agachó la cabeza y con la media sonrisa que le devolvió, le respondió – pues no sé… en nada ¿…? Y ella con ceño fruncido y cara de desconcierto le dijo – ¿Nada? ¿Cómo se puede pensar en nada? eso no es posible… Él con calma desmedida contestó – si se puede. Ella musitó – no. Y él conteniendo la rabia le replicó – si se puede… porque te pienso a ti y tu eres mi nada. Ella se quedó sin palabras y por no tener palabras este cuento se acabó, las perdices hambrientas se comieron el final feliz.

by_luis7

Orígenes

Podría empezar con un título un poco más poético pero todas las cosas tienen un origen y hoy, un día cualquiera de mi vida, comienzo a escribiros trazando torpemente el camino de mis ideas, pensamientos e inquietudes.

Os cuento. Siempre me ha gustado leer, bueno no siempre, cuando era un crío más bien me gustaba jugar entre los libros de mi abuelo, los toqueteaba ansiosamente pero nunca los llegaba a leer. Hasta que un día todo cambió, gracias a la persona que me dotó de conocimientos en la infancia. Obligándome a leer durante días el peor libro que he leído en mi vida, hasta que por fin logré terminarlo.

Ese libro cambió mi vida, un libro que odio y amo a partes iguales, qué irónico que algo desagradable hiciera brotar en mí la necesidad de bucear entre palabras, nadar entre páginas y ahogar mis penas entre lejanas historias. Pues un día como hoy, que no tiene nada de especial vuelvo a sentirme como aquel crío perdido. Que halla un camino donde encontrar un nuevo sol, un sol que solo aparece en los libros, ese de brillantes rayos que nos calma el alma y nos llena de vida.

by_luis7