Historia 

Capítulo V

Su joven cuerpo se precipitó estrepitosamente contra la tierra húmeda. Entretanto, la tibia sangre brotaba inquieta por entre sus dorados cabellos. Mientras que su mente se sumergía en las más profundas tinieblas, unas manos asieron de la blanca piel que cubría sus tobillos, arrastrandola por la maleza hacía un futuro incierto.
El reloj ya había avanzado varios minutos, cuando sus pequeños ojos comenzaron a abrirse delante de aquella luz que se erguía desafiante frente a ella; la fría piedra donde yacía tumbada la advirtió sin demora de la situación tan peligrosa en la que se encuentraba inmersa.
Mientras tanto, el espíritu de supervivencia se enfrentaba a unas fuertes cuerdas que enrojecian la carne de sus dos muñecas; cada vez que trataba de desligarse de aquella destartalada lápida.
De pronto, percibió como una negra silueta se prostraba delante de la luz que alumbraba sus deseos de escapar; sus asustadas pupilas rápidamente reconocieron aquella siniestra sombra. Y un escalofrío comenzó a recorrer las arterias que circunvalaban su corazón, haciéndola sentir como si rompiera dentro sus costillas.

                                                    ( continuará…)

by_luis7

Historia

Capítulo IV

Ella se fue agazapando poco a poco entre la frondosa maleza, mientras se escondía de aquella luz, iba analizando sistemáticamente las imágenes con las que sus dos intrépidos ojos iban inundando insistentemente su curiosa mente. Entre tanto unos escalofríos de intranquilidad se fueron haciendo presa de su joven alma; ella no podía dar crédito a lo que estaba sucediendo delante de su tembloroso cuerpo.
Los habitantes del pueblo esos que conocía desde que era una niña y que había estado observado durante tantos años, y que siempre desde su joven pensamiento le habían parecido tan sólo simples pueblerinos, ahora se mostraban tan tenebrosos entre las sombras que iba dejando una gran hoguera en la noche. Verdaderamente ella se sentía muy sola en aquel apartado lugar contemplando con tanto asombro como aquellas desnudas siluetas danzaban al ritmo que iba marcando el crepitar de unas llamas al consumir la madera seca.
De pronto todo aquello cambio. Cuando su garganta dejó escapar un hilillo de voz por el dolor de sentir el tacto de unas manos apretando con tanta fuerza su pequeño cuerpo en la oscuridad.

 

                                                             (continuará…)

by_luis7

Historia

Capítulo III

Ella se fue arrastrando tan rápido como el miedo que recorría su ser se lo permitía, hasta que por fin después de unos minutos, que sin duda ella creyó que eran horas, consiguió esconder su agitada respiración detrás de los restos de una lápida; que por lo que pudo descifrar de entre las borrosas letras, perteneció a un antiguo terrateniente del pueblo.
Mientras estaba allí escondida e iba poco a poco recuperando el aliento, miles de preguntas invadieron su hiperactiva cabeza; su mente no era capaz de lograr encontrar una forma lógica de explicar que era aquello que sus dos retinas habían vislumbrado en la oscuridad de la noche.
Durante un largo rato estuvo lamentándose reiteradamente sobre la mala decisión que había tomado al desviarse del camino para entrar en aquel lugar sola, pero tras este mar de dudas inicial, decidió que tenía que averiguar que era lo que realmente había visto y tras armarse de un gran valor se fue acercando cautamente con el ceño fruncido hacía las sombras que dejaba aquella luz en la noche.

                                                         (Continuará…)

by_luis7

Historia

Capítulo II

Tras tantear aquellas verdosas piedras durante unos minutos, rápido pudo apreciar delante de ella un pequeño pasadizo detrás de un tupido matorral; que sin duda ella creyó que conducía al interior de aquel lugar, que ahora ante sus dos brillantes ojos parecía erigirse un tanto misterioso.
Sus dos pequeñas e impacientes manos, se pusieron frenéticamente a despejar el matorral que la impedía cruzar hacia aquella oscura cavidad, con el mayor sigilo que le posibilitó la desbordaba ansiedad de no poder observar lo que sucedía al otro lado del muro.
Sin perder más tiempo en limpiar el lugar, se dispuso a entrar por aquella abertura arrastrando su cuerpo por la tierra húmeda. Con un poco de esfuerzo por fin pudo ver cumplido su deseo de traspasar aquel maldito muro que la impedía conocer la explicación sobre la extraña luz que la hizo cambiar la trayectoria hacia su casa.
Mientras se limpiaba la suciedad de sus manos frotándolas al pantalón, se percató con una mezcla de desilusión y de sorpresa de la inesperada calma que reinaba aquel lugar. Pero de pronto dejó caer estrepitosamente su pequeño cuerpo al suelo, y se arrastró por entre la espesa hierba al ritmo que la marcaban los latidos de un acelerado corazón que habitaba bajo su pecho.

                                                             (continuará…)

by_luis7

Historia

Capítulo I

Siempre regresaba de madrugada por aquel apartado camino que la conducía directamente hacia su casa; aunque la gente del pueblo solía murmurar que una muchacha tan joven, no debía de transitar por una calle tan apartada a esas horas de la noche. Pero ella siempre hacia oídos sordos de tales advertencias, pues era demasiado orgullosa, para ser retenida por unas palabras que a su forma de entender le eran verdaderamente fastidiosas.
Mientras iba caminando absorta en aquellas palabras que su mente recordaba, observó una extraña luz que procedía de aquel viejo montón de piedras, que en otro tiempo fue el cementerio del pueblo. Pronto, en su añinado rostro se trazo una mueca de ansiosa curiosidad, que la animó a cruzar apresuradamente el campo de maíz que la separaba del antiguo cementerio. Cuando por fin logró atravesar el maizal, intentó saltar la destartalada tapia de aquel lúgubre lugar, pero sus cortas piernas no colaboraron en aquella labor, pues era una chica más bien bajita, no más de un metro sesenta de altura y esto le podía causar problemas cuando se trataba de intentar acometer el asalto del muro de un desvencijado campo santo. No obstante, tenía un gran ingenio para solventar esta desventaja y pronto sus dos azuladas pupilas se pusieron a escudriñar con ahínco el terreno, en busca de otra forma de sortear el muro que la impedía averiguar que escondía aquella extraña luz.

                                            (continuará… )

by_luis7