A

La dama pasaba largas mañanas abrazada a la cama, atada a amargas sábanas; arañaba falsas palabras al alba.

Vanas las aladas palabras, afanaban la ya abrasada alma, marcada bajaba al gran mar para danzar la blanca playa. Las hadas agarradas a las alas, cantaban para salvar al alma, nadaban para ganar la playa. Más ya nada para amar, la brava mar abrazan hasta matarlas.

¡Jamás más almas lanzadas al mar¡

Amargada la dama, amaba para nada, las balas avanzaban hasta arrancar las alas, sagaz mar salta para salvarla, para apagar las llamas…

¡Ya más, la dama jamás amará!


by_luis7