Lobos

Lobos aullando hambrientos, feroces almas que se devoran con frenético placer.

Caminan entre los senderos de cemento en busca de la salada sangre de sus congéneres que engorde sus cuerpos, egoístas perros rabiosos que exhalan de sus gargantas graznidos entre las tinieblas que los oculta, difuminando sus negros corazones, tiznados por el humo de la monotonía de unas vidas que son hiladas con los ásperos hilos de la envidia.

Sus lenguas lamen con compasión las heridas de sus compañeros de manada, infectadas llagas que sus propios colmillos desgarraron un día con delicado placer, entre sonrisas y risas.

« Ser humano »

by_luis7