Tormentas 

Trotaban los pensamientos entre las nubes, buscando las mejores tormentas. Que activaran los ojos, agitando las últimas gotas nefelibatas que recorrían el cuerpo del delito.

Culpables los sueños, de los nubarrones que vertideron miles de versos. Arrasando por los campos con sus intrusa palabrería.

Sembrada la tierra con poesía, tristes crecen los poemas entre pedrería y maleza. Manos temblorosas recogen el fruto del desamor, bajo un sol abrasador, que calcina la piel que cubre sus corazones.

by_luis7

24 thoughts on “Tormentas 

  1. Los poemas, cuando lloran,
    convierten la maleza en un vergel
    que mitiga el dolor del desamor.

    Antes era más nefebilata, pero la vida me ha enseñado a ser realista y a dejar los sueños para cuando estoy dormida. Cada vez que he soñado despierta me he dado de bruces contra el suelo… ¡nunca más!
    Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s