Valhalla

Mis ojos se desencajan de sus órbitas oculares cada mañana, en busca de una opacidad de emergencia para sus retinas. Al ver impotentes como se activa la oscuridad nerviosa, que cubre las neuronas que analizan los pixeles de la sangre; que brota a mares de los enjambres de asfalto, donde van a fenecer tantas almas en nombre de algún cielo.

Atmósfera. Valhalla que desinjerta las risas que circulan por entre los campos de cemento, para colorear su ausencia con la viscosa insensatez de miles de dioses, que nublan los cielos de cordura de tantos corazones. Almas que siembran espinas entre las calles que les conducen hacía el ocaso de su atropellado ser.

by_luis7